Lunes, 22 de Septiembre del 2014

Última Actualización:03:34:59 PM GMT

Historia de Instituto Atlético Central Córdoba

FUNDACIÓN

En la ciudad de Córdoba, a los ocho días del mes de agosto del año 1918, se convocó a una Asamblea de los empleados del Ferrocarril Central Córdoba (F.C.C.C.) Sección Locomotoras: Sres. Guillermo Dundas, Ramón R. Isleños, Ernesto Navarro, Roberto Díaz, Francisco Maorenzic, Carlos Rappi, Franisco Gastaldi, Luis Nuño, Esteban Castillo, M. Rodríguez, A. Poggi, R. Mejías y Juan Perazzolo, los cuales reunidos resolvieron crear un INSTITUTO en el que se cultivara la instrucción de los asociados y se fomentara el deporte en todas sus fases. 

EL NOMBRE

Los asambleístas decidieron que la Entidad creada llevara el nombre de INSTITUTO FERROCARRIL CENTRAL CÓRDOBA (Art. 5 del Acta de Fundación). Sólo podían ser socios del mismo, los empleados del Ferrocarril y sólo podían ser Directivos los empleados de la Sección Tracción (Departamento Locomotoras), por haber sido allí donde nació el club.

LOS COLORES

El Sr. Guillermo Dundas quien entonces era jefe de dicha sección, tuvo gran influencia en la creación de la nueva entidad y por ende en la Asamblea Constitutiva. Él había sido Presidente de un club denominado Instituto Junín y simpatizante del glorioso Alumni, de allí entonces que a su sugerencia la Asamblea decidió que la camiseta de los jugadores sería a rayas verticales rojas y blancas y pantalón blanco, y que los Dirigentes debían llevar un saco distintivo de los mismos colores que los jugadores con pantalón y zapatos blancos.

CRECIMIENTO

El Instituto creado funcionó en los primeros años regido por lo establecido en el Acta de Fundación. Era conducido por los ferroviarios y prestaba servicio solo a sus asociados ferroviarios, pero el natural crecimiento de la Institución, obligó a abrir la Entidad a toda la comunidad, en especial a los vecinos de Alta Córdoba.
Esto motivo al sutil cambio de nombre del Club, que paso a llamarse INSTITUTO ATLÉTICO CENTRAL CÓRDOBA.
Los dirigentes se abocaron a la creación de los estatutos de la institución ya con la nueva denominación, los que fueron aprobados en la Asamblea General Ordinaria del día 31 de Enero de 1924. El mismo, establecía la creación de la comisión Directiva compuesta por un Presidente, un Vicepresidente, Secretario, Prosecretario, Tesorero, Pro tesorero, cuatro Vocales Titulares y dos Suplentes y una Comisión de Cuentas compuesta por un Interventor y dos Revisadotes de Cuentas.
Con el correr del tiempo el Estatuto fue modificándose y actualizándose para adaptarlo al funcionamiento del Club según las épocas.
Son pocos los que creen que el nombre es "Central Córdoba", porque ese era el nombre en aquel entonces del Ferrocarril, en cuyos depósitos de locomotoras se fundó y esto se refuerza, por que la palabra "INSTITUTO" es un sinónimo de club.
El primer nombre que los fundadores le dieron fue el de "INSTITUTO FERROCARRIL CENTRAL CÓRDOBA".
Desde el inicio lo importante fue la concreción de un Instituto como resultado de la creación de un nuevo ser social y por ello, también desde el principio, los asociados, simpatizantes y público en general, acortaron su larga denominación (Central Córdoba) para identificar a nuestro Club sólo con el nombre de "INSTITUTO".
Años más tarde, en 1924, por el crecimiento natural de nuestra Entidad , se abrió entonces el Club a toda la comunidad; fue en ese momento cuando se sustituyó en el nombre la palabra "FERROCARRIL" por la de "ATLÉTICO" y la denominación completa de nuestra casa paso a ser "INSTITUTO ATLÉTICO CENTRAL CÓRDOBA". La gente continuó acortando ese largo nombre para seguir llamándolo INSTITUTO, hoy conocido así en todo el mundo.

EL ESTADIO

En la primera cancha ( Baigorrí, Sucre,Antonio del Viso y Tucumán ) es donde INSTITUTO materializa sus mayores logros, pero como el terreno es requerido por su dueño, el Señor Rodriguez del Busto, INSTITUTO se traslada en forma precaria al lado del entonces Club Esparta, en la manzana cerrada por las calles Castelar, Sucre, Tucumán y Peral y es en 1930 cuando se queda nuevamente sin cancha y desde entonces juega en la cancha de la Ex Liga Cordobesa de Futbol ( en el Parque Sarmiento ) perdiendo su condición de local.

También al final de este periodo usa para cumplir sus compromisos oficiales la cancha de la Cervecería Río Segundo. Sin embargo, la Liga exigía que se dispusiera de cancha propia.

Se inicia entonces la gestión de compra de un terreno en Bario Yofre. Se labra incluso el boleto de compra-venta pero se debe desistir del emprendimiento porque los socios y simpatizantes no aceptan alejarse de Alta Córdoba, que era el lugar donde había nacido el club.

A principios de la década del 40 la comisión directiva se aboca a la consecución de un terreno de un terreno en Alta Córdoba, pero como los acreedores presionan con sus requerimientos de pago, cuatro dirigentes, los Sres. Domingo Napolitano, Carlos Bertilotti, Carlos Carnelli y Felipe Clementi, personifican la compra de la manzana comprendida por las calles Jujuy, Calderón de la Barca, Quevedo Funes y Sucre. Tal compra se efectúo a diez años de plazo.

Los compradores adelantaron el dinero para la primera entrega y ceden el terreno al club para su uso y la cancha se inaugura allí el 9 de Julio de 1941.

El Club se hace luego del dinero de la venta del jugador Lidoro Soria ($22.000) y recién en Mayo de 1946, los que compraron aquel terreno de 12.000 metros cuadrados, se lo transfieren a Instituto por Escritura Pública Nº 65 labrada por el Escribano Roberto Pizarro, Registro Nº 229.

Se vende al jugador Torrielli a Platense en la suma de $7000 y con ese dinero se construye la tapia para circundar el terreno.

Un año despues, es decir en 1947,con dinero propio y con la ayuda de un subsidio de entonces Legisladores Provinciales e Institutenses, los Dres. Raúl Lucni y Arturo Zanichelli, se pudo adquirir una segunda manzana de igual superficie y lindera a la anterior; es decir la comprendida por las calles Jujuy, Quevedo Funes, Sucre y Lope de Vega. A tal compra se agrega la cesión que hace la municipalidad bajo la Intendencia del Sr. Martín Federico, (tramite realizado por el Expediente N540, Letra A del año 46). Estas adquisiciones y cesión hacen que Instituto pase a disponer des entonces un predio -el actual- de 26.400 metros cuadrados, acotando por las calles Calderón de la Barca, Jujuy, Lope de Vega y Sucre.

El Monumental

En el año 1946, bajo la presidencia del General Perón, el Congreso de la Nación vota la Ley Nº 12.931 en cuyo artículo 23 se faculta al poder Ejecutivo Nacional a disponer de la suma de $ 20.000.000 para otorgar subsidios para la construcción de estadios a Entidades Sociales y Deportivas de todo el país.

En Córdoba, INSTITUTO fue la única institución que solicito ampararse en los beneficios de aquella disposición, como con anterioridad lo habían hecho el Racing Club de Avellaneda y el Club Huracán de la Capital Federal. Por expediente N 10.781/47, INSTITUTO solicitó un préstamo de $1.500.000. Colaboró con la gestión de este préstamo el socio de INSTITUTO Sr. Hernán Yofré. El préstamo fue concedido por decreto N 5.018 del 20 de febrero de 1948 por la suma de $1.500.000. Las condiciones de amortización del préstamo era de 52 años, mediante el pago de cuotas trimestrales de $14.265 cada una, iguales y consecutivas.

Existía una franquicia de dos años en los que solo se pagaba la amortización de intereses y estos se calculaban sobre una tasa del 3% anual.

De cumplirse lo pactado, recién en el año 2000 habríamos concluido el pago del préstamo.

Los arquitectos Morchio y Souberan habían construido una maqueta del Estadio y elaborado sus planos.

El Estadio comenzó a construirse en marzo de 1948, pero demoras y serios problemas de la Empresa Constructora, mas los efectos de la inflación hizo que con el dinero recibido solo se pudiera construir la actual tribuna alta sobre la calle Jujuy.

Afortunadamente, la deuda de ese préstamo fue condonada el 9 de Octubre de 1959 (41 años antes del plazo previsto de pago), mediante el Decreto Ley Nº 14.880 del Presidente Guido.

Según se dice, en la gestión de tal condenación intervinieron los Institutenses Sr. Napoli (funcionario del Ministerio de Trabajo de la Nación en Córdoba ) y el Dr. Zanichelli (Legislador y ex arquero de INSTITUTO ).

Finalmente, el 15 de agosto de 1951 y como parte de los festejos de los 33 años de vida del club, con un encuentro amistoso con el Racing Club de Avellaneda, se inauguró el MONUMENTAL ESTADIO , el que pasó a llamarse ESTADIO PRESIDENTE PERÓN.

Para adaptarlo a los partidos nocturnos, INSTITUTO encaró la incorporación de la iluminación del Monumental. Se instalaron columnas altísimas lo que hace que de ninguna manera la iluminación moleste al espectador y se instaló un moderno sistema de iluminación.

Toda esta instalación fue inaugurada el 27 de Diciembre de 1957 en un partido amistoso con el Club Atético Vélez Sarsfield de la Capital Federal, partido que se realizaba como corolario de la transferencia del centro delantero Juan Carlos Sánchez. La Mona, como se lo llamaba a Sanchez, jugó en ese partido un tiempo para cada equipo.

En esta etapa de consolidación de nuestra Institución, en el Estadio Monumental se decide también la construcción de una tribuna en el Sector Oeste, sobre la Calle Sucre. La misma se construye de cemento en un largo de 73 metros y con 24 escalones. La obra se concluye y se inaugura en 1960.

En 2008, el Estadio Monumental de Alta Córdoba cuenta con innumerables mejoras que crecen día a día, uno de sus más recientes logros, ha sido la construcción de los Palcos VIP y espectaculares cabinas de transmisión.