Miercoles, 26 de Noviembre del 2014

Última Actualización:11:53:24 PM GMT

Quieren La Gloria

 

Desde hace dos años y medios, el básquet de Instituto ha reflotado notablemente, haciendo lucir al Sandrín como en esos años pasados en que la Gloria se medía de igual a igual con los mejores. Allá por 1985.

 

 

 


Y tal como lo explican Jorge Divincenzo y Pablo Garate, Vicepresidente y Presidente de la actual Subcomisión de básquet, el gran objetivo de la institución es devolver su lugar de privilegio a la Gloria. Para ello, se realizó un trabajo de  hormiga. En Inferiores, en Primera y en infraestructura hubo que esforzarse, y mucho, para escalar lo más arriba posible. 


Pero los frutos se vieron inmediatamente. Es que en dos años, se salió campeón de la Local, se jugaron dos finales, en una se salió subcampeón, en otra Campeón y se logró el ascenso. Ahora, cuando la subcomisión está por cumplir su tercer año de trabajo, se viene una nueva final, la tercera. Y otra inmensa ilusión. 


Nuestra propuesta es subir escalón por escalón y decidimos subir un escalón cuando vemos que estamos bien firmes y bien parados en el escalón anterior”, afirman con seriedad los directivos que, saben que Instituto está haciendo las cosas bien.



Respecto al Torneo Federal, explican: “El equipo venía armado del torneo provincial, se incorporaron algunos jugadores, no muchos y el plan para este año en que todo era nuevo era ver qué pasaba con lo que ofrecíamos. Este torneo es una experiencia totalmente distinta, participan 56 equipos de todo el país y realmente que se hace un torneo durísimo, con viajes largos, buenos equipos y demás.  Luego, fuimos paso a paso superando expectativas. Primero clasificamos en la zona nuestra, después clasificamos dentro de la subzona, ganamos partidos importantísimos y, ahora, estamos en la final por el segundo ascenso”



Y al hablar de final, sin duda que la palabra ilusión se hace presente en Alta Córdoba. Porque en las finales puede pasar cualquier cosa y si hay un sueño de por medio, uno nunca se rinde, a pesar de que el rival aparenta ser durísimo, tal como lo fue en las semifinales por el primer ascenso. “Si llegamos hasta acá es porque estamos en condiciones de dar pelea, si bien ya estamos entre los tres primeros de 56 equipos de Argentina, uno siempre quiere dar un pasito más y como club estamos preparados. El equipo también, es un grupo compacto con experiencia y juventud, ya demostró grandes cosas y ojalá lo siga haciendo, mientras esperemos que la gente acompañe y el socio se acerque a ver lo que hace el básquet”.



Y lo que hace el básquet, realmente que emociona. Más allá de lo que pase, jugar tres finales en menos de tres años sin duda que no es para cualquiera. Por lo contrario, es posible solo para una institución que crece día a día y que quiere toda la Gloria en cada uno de sus deportes.

 

¡A decir presente! Viernes 21 horas en el Gimnasio Ángel Sandrín, GRATIS, para socios. Instituto Vs San Lorenzo de Chivilcoy.